viernes, 6 de mayo de 2016

Cuando los adolescentes "vuelven", la chispita de luz al final del túnel.

Por aquí tenemos un pasado, en el que vivíamos en otra dimensión:

Había una madre como casi todas, pendiente de sus pequeñajos. Había tardes de parque, incluso tardes de parque en grupo con otras madres y padres.

Había pilas de revistas de cocina y ganas de hacer platos diferentes, con horas de listas, compras, mise en place y pistoletazo de salida para pasarnos tardes enteras o mañanas trasteando por la cocina.

Había delantales chiquititos para cuando ellos se mezclaban entre lechugas, chapoteos o se embadurnaban de harina.

Había una semana al año en la que los dos cumplían años, y había un coche cargado de tartas, pizzas, empanadas,dulces y bocadillos y una pandilla de amigos grandes y pequeños que se dispersaban en un pinar playero intentando poner todas esas cosas ricas a salvo de ejércitos de hormigas en hileras.

Había incluso un cole de esos que dejan que los papis participen mucho, y una madre que se apuntaba a hacer cuenta cuentos y obras de teatro con reparto de actores y actrices hiperactivos.

Y hubo una época rebonita en la que esa madre aplicó sus ganas de cocinillas y se recorría unos cuantos coles a la semana con un horno y una cocina de inducción portátil para cocinar con grupos de pequeños locos bajitos.

Ya ven, sé que todo eso pertenece al pasado, pero no sé en qué momento empezó a serlo. Seguramente sufrí algún tipo de recolocación molecular o catarsis, o simplemete el mundo siguió girando con esa fijación que tiene de ir cambiándolo todo. Hoy por hoy los ratos que puedo disfrutar en la cocina son ese en el que llego asfixiada de trabajar por la noche y asalto la nevera en plan a ver que hay, y si puede haber alguna cervecilla tenemos la felicidad asegurada. O ese momento mágico de la mañana en el que la cocina es el santo lugar en el que puedo reunir los ingredientes sagrados para empezar el día: café, tostadas, mantequilla, mermelada, y mi móvil con Bloglovin para ponerme al día en mi enganche bloguero.

Pero se ve que, de alguna manera, hemos conseguido pasar aquel testigo cocinillas. Este podría ser un artículo para animar a las madres que van a ciegas por ese túnel oscuro que es la adolescencia, con las manos por delante intentando no darse de bruces con malas caras, portazos, indiferencias e ingratitudes. Hay una pequeña chispita luminosa al final. Intuí esa posibilidad cuando el pollo se interesó por alguna receta de cocina (la de pizza, para ser más exactos, evidentemente tenía que ser algo de ese estilo). Y la chispita se hizo luz de vela esta semana. Una tarde de locos de un día de locos lancé un SOS de madre superada: PIENSA ALGO PARA LA CENA. STOP. CUALQUIER COSA. STOP. PUEDEN SER SANDWICH. STOP. Cuando recordé el mensaje a las once de la noche llegando al nido, entré en casa arrastrando los pies, resignada a irme a la cama de cabeza, tanto era lo que me apetecía un insulso emparedado. Nada más asomar la nariz percibí que algo había pasado, y casi lloro dando rienda suelta a mi yo madre ñoña (más todavía a mi yo zampabollos, claro) al ver el festín. Unos bollos calentitos y suculentos, con rellenos varios. Si, hipercalóricos, pero deben ponerse en situación, a poco que lo hagan llorarán de felicidad conmigo.


Pero ojo, barriguita llena, corazón feliz, pero neuronas activadas, y saltaron todas las alarmas de la pájara descastada en la que me he convertido. ¿Y si es una estrategia? ¿Y si se ha colado por aquí, ha descubierto nuestras intenciones e intenta evitar a toda costa que siga ahuecándole las alas? Permaneceremos atentos, e informando.

¿Alguien más ha visto algo de luz al final del túnel? ¿Alguna señal de reconexión? ¿Algún síntoma de que vuelven

miércoles, 27 de abril de 2016

Soy yo, By Laura

Uno de los descubrimientos con los que no contaba al empezar este blog ha sido servir de expresión a la polluela. Esta es su sección, he preparado un rincón para ella. De vez en cuando se instala en él, se asoma a su ventana y nos cuenta...




Sé que a veces hay momentos en los que todo se complica.
Que de vez en cuando tenemos que tomar decisiones difíciles.
Sé que no es fácil no rendirse, pensar que vida solo hay una y hay que luchar por vivirla.
Sé que habrá obstáculos de todo tipo, que llegaré a pensar que no hay más allá, que esto es todo lo que puedo llegar a alcanzar.
Que tendré que esforzarme, que me pondré de puntillas hasta rozar lo más alto.

martes, 26 de abril de 2016

Fotos con Diana Fajardo, nuestro tesoro

Por fin se me presentó la oportunidad de quitarme una de esas espinitas que se había empeñado en acompañarme desde que los pollos eran pollitos. Sobre todo en el caso de  Laura, que cada vez que salia el tema fotos, me recordaba las millones que tenemos de su hermano, primer hijo, y el agravio comparativo que le tocó vivir a ella, segunda hija y, como en casi todos los casos, menos inmortalizada.

Pues hija ¿quieres fotos? pues ¡que sean profesionales! Y aquí tenemos nuestro momento en imágenes, de la mano y el ojo mágico de Diana Fajardo, que captó a la perfección nuestra esencia payasera, además de esa carita y sonrisa de polluela joven,  lozana y guapa  (porque es mi hija, que si no yo no saldría a su lado ni metiendo barriga y marcando pómulos).







La verdad es que dentro de esta vorágine de hormonas alteradas y cúmulo de emociones que es nuestro día a día, esta fue una oportunidad única. No pierdan la ocasión de hacerse con una colección de buenas fotos, serán un tesoro. Nosotras en cuanto las hemos visto nos hemos colado de ocupas en el bolsillo de Diana, nos hacemos fans incondicionales de su magia, y le damos un gracias y un abrazo enorme. Habrá más, eso seguro. 

Diana Fajardo es fotógrafa por pasión, formación y devoción.
"En el  2007 me quedé embarazada, y fue con la Maternidad cuando dio la vuelta mi mundo, y en consecuencia mis fotografías. Haber vivido el proceso del embarazo, el parto y la crianza, de la manera vivida,  le da a las fotografías una sesibilidad añadida.
En las sesiones dejo que la magia haga su trabajo, y… que las cosas pasen…"






sábado, 16 de abril de 2016

Bloggal: crónica del 9 de abril en Hotel Bahía de Vigo


Cuantas cosas tengo para contarles del encuentro Bloggal del sábado pasado. Que grande poder estar todos, que grande que se uniera la polluela, y que risa floja me entra al recordar algnos momentos. Tranquilos, tengo fotos, y poca vergüenza, allá vamos.

Gracias en mayúsculas al Hotel Bahía de Vigo teníamos todo lo que habíamos planeado y más, y vivieron con nosotros los típicos nervios previos. La polluela se merece también mención especial por acompañarme. Nada hubiera sido igual sin ella, sin sus fotos, sin las risas y nuestros selfies tontos. Volvimos a casa en una nube, con sobredosis de endorfinas y pensando que los sueños sí se cumplen. Esto es sólo el principio, despegamos hacia el infinito y más allá. Galicia se merece ser contada y vivida en familia, y nuestro encuentro fue el primer ensayo. 


Doce bloggers y un destino.


Lo primero que tuve que hacer fue contener a la polluela para que no se lanzara de cabeza a los hinchables que hay en el comendor del hotel para los peques. La entiendo, porque tentar, tientan.


La comida dio para muchos planes, los peques tenían su propia mesa.


La hora de los selfies tontos.

Tenemos una familia con un montón de peques para comérselos, nos tenían embelesadas.


La risoterapia con Sara Piperno.
Payaso Popín. En la foto salen los niños, pero los guiños e indirectas a los mayores nos enganchó totalmente. Yo a este hombre lo contrataría como monologuista.
Y llegó Irene de Obradoiro Kreativo, y la sorpresa en forma de photocall espectacular. Nadie quería perderse la foto del día.


Chupipostres nos trajo la merienda. No vuelvo a decir que los cupcakes solo son bonitos. Increíble lo que consiguen. Esta empresa sirve desayunos a domicilio, totalmente recomendable.




Paola DominguínEdiciones Idampa Mi reboticaUmidori EstudioCarelia y Obradoiro Kreativo fueron algunas de las marcas chulas que nos acompañaron. Todos estos tesoros pudimos traérnoslos a casa. El reloj de pared será el protagonista de una sorpresita en Bloggal.
A vagoneta educativa como mola, se merece una ola.  Ellos sabían que en el Nido no hay peques. Pero también debían saber que nos chifla todo tipo de libretas y colorines. Están en Teo, Santiago, y tenemos muchas ganas de visitarlos, el detalle ha sido entrañable. 










Las sorpresas y la diversión no se acaban aquí. Nuestro grupo de whatsapp hierve, no hemos dejado que se enfríen las ideas y no paramos. Deseando poder contarles más, ¡no se lo pierdan!

Otros protagonistas, amigos y marcas chulas que hicieron posible este día:

Miriam Diego Vicente


jueves, 7 de abril de 2016

Bloggal, esa familia 2.0 que andaba buscando

Cuando hace un año decidí crear este perfil desmanejado lo único que tenía claro eran dos cosas: que necesitaba poner a salvo mi cordura de esa bipolaridad adolescente tipo  ahora soy intenso ahora te ignoro, y que necesitaba un acompañamiento moral en este mundo 2.0 en el que parece que los niños que pasan de los 10 años se volatilizan.

Después de un viaje relámpago a Madrid en el que me salpiqué un poquito de este mundo bloggeril decidí sumarme a un evento a nivel gallego que organizaba Madresfera, -plataforma de blogs de maternidad a nivel nacional- en La Coruña. La temática se me escapaba totalmente, era sobre maternidad en las primeras fases, pero por allí sabía que andarían las personas que están detrás de los perfiles con los que ya tenía bastante feeling on line. Si hubo conexión, que al estar todos juntos decidimos que teníamos que unirnos, y dar mucho que hablar, de nosotros y de Galicia.

Nuestro primer contacto, en Hiperbebé Coruña, con miembros de Madresfera
A partir de ahí se pueden imaginar el ir y venir de whatsapps constante. Así que unas cuantas cabezas pensantes -unas más que otras, que yo ocupo casi todo mi cerebro para poder absorberlo todo y aprender- decidieron un nombre, crearon un logotipo, y se pusieron a hacer planes. Había nacido BlogGal.



El grupo es bastante variado. Y aunque haya mucho mundo infantil y eso pueda resultar paradójico dado mi interés inicial, me está resultando muy enriquecedor. En este caso, como en casi todo, la unión hace la fuerza, y poder reunir varios aspectos, enfoques y momentos distintos de la maternidad y paternidad hace que cada uno de nosotros se una pieza clave y fundamental. Nos necesitamos y apoyamos todos. Créanme que para mí ser la gurú del qué vendrá después? es todo un honor. Entre todos queremos compartir y hacer llegar nuestras experiencias y recomendaciones a más familias en cuanto a educación, ocio, manualidades, gastronomía, tecnología, eventos, crianza...

Pero como no todo iba a ser virtual, decidimos organizar nuestra primera reunión en vivo y en directo. Queriamos poder llegar a muchas muchas familias, darnos a conocer. Por eso nos reunimos el sábado y convocamos a los medios. La respuesta y apoyo de muchas marcas chulas ha sido la guinda. Han aceptado acompañarnos para que nuestro evento privado sea un poquito de todos, y disfruten ustedes de muchas cosas que pueden ofrecernos. Los motores están en marcha, será un día para disfrutar en familia y trabajar para que pronto consigamos ser la guía de muchas familias.



Solo me falta presentarles a mi nueva familia:




Vanesa Piñeiro, Una madre como tú
Es nuestra diplomada en blogs, la voz de la experiencia. Cualquier momento de crisis empieza a solucionarse en cuanto whatsapp nos dice "Vanesa está escribiendo"


Divi Ferreiro, Mis hallazgos
Esta chica debería dirigir algún gabinete de gobierno. Lo hace todo, llega a todo, nunca se agobia y siempre ve el lado positivo de todo y de todos. Como para no quererla.


Ysomar Méndez, Educa y crece
La sensatez en persona. Por desgracia ahora la tenemos un poquito lejos, pero leo su blog y me dan unas ganas de encoger a los niños...


Juan José González y Begoña Estevez, Vigo Peques
Me van a matar por hablar de ellos en pack, pero es que son un equipo genial. Begoña es de las que si vas a comer, la quieres a tu lado. Hamchi se ocupa de calmarnos y ponernos los pies en la tierra. Especialista en contar hasta diez.


Yolanda López, Blog para padres inquietos
Desde que vi su vídeo de presentación para Madresfera supe que necesitaba aprender mucho de ella. Calma y sonrisa amable. Es el anti yo!!



Isabel Fernández, Desbloggeando y Diario de mujer
Imparable, incansable, y encima guapa. Por favor, a mi lado en las fotos, no, que las comparaciones me quitarían el humor y luego a ver que les cuento.



Sonia Hermida, O mundo ao revés
Si tuviera que definirla con una palabra, diría profesional. Seria, competente y encima periodista, ya me dirán si no es para atarla corto.


Mónica Lemos, Objetivo tutti frutti
El entusiasmo vive en Ponteareas. El que necesite quitarse el estrés de encima necesita hablar con ella. Ella nos diseña esas imágenes tan chulas, es de lo más cuqui.



Beatriz Rodríguez, Ser educadora
Pasión y empeño por su trabajo. Una supermami megatrabajadora. 


Se sabe todos los secretos de Instagram, su perfil me tiene enamorada. Pero que mona va esta chica siempre.