jueves, 2 de junio de 2016

Las madres de adolescentes también decimos YO NUNCA... y tampoco lo cumplimos


Formación continua, actualización y reciclaje continuo. ¿Les suena a mundo empresarial y a trabajo? Pues lo mismo mismito vale para ser madre. Y si hablamos de la etapa en la que yo estoy ahora, ya no se trata de recomendar, debería ser la religión a seguir cada año, mes y día de nuestro tiempo disponible.

¿Quién dice yo nunca?

viernes, 6 de mayo de 2016

Cuando los adolescentes "vuelven", la chispita de luz al final del túnel.



Por aquí tenemos un pasado, en el que vivíamos en otra dimensión:

Había una madre como casi todas, pendiente de sus pequeñajos. Había tardes de parque, incluso tardes de parque en grupo con otras madres y padres.

Había pilas de revistas de cocina y ganas de hacer platos diferentes, con horas de listas, compras, mise en place y pistoletazo de salida para pasarnos tardes enteras o mañanas trasteando por la cocina.

Había delantales chiquititos para cuando ellos se mezclaban entre lechugas, chapoteos o se embadurnaban de harina.